La vida sedentaria acelera el proceso de aumentar nuestra grasa corporal y cuando vamos llegando o hemos llegado a la menopausia suele haber un acumulo de grasa corporal y cuando vamos llegando o hemos llegado a la menopausia, ese acúmulo de grasa y de peso corporal se suele quedar en la parte central de nuestro cuerpo.

 

 

 

 

También en la menopausia al bajar de forma drástica el nivel de estrógenos, se da una pérdida importante de la densidad de masa ósea en nuestro cuerpo y eso provoca que haya un desajuste en la formación ósea favoreciendo la osteoporosis.

 

 

 

 

Llevar una alimentación saludable y ayudarnos de alimentos que nos ayuden a mejorar los síntomas propios de la menopausia, así como una práctica de ejercicio habitual, nos va a beneficiar tanto en nuestro sistema muscular y como óseo.

 

 

 

 

Normalmente la mujer cuando estamos a partir de los 40 cuando vamos al gimnasio solemos hacer actividades cardiovasculares como el zumba, crossfit… o bien tiramos al yoga o el pilates y son menos las mujeres que hacen ejercicios de fuerza , muchas veces por no saber lo beneficiosos que pueden ser en esta etapa.

 

 

 

 

El ejercicio de fuerza nos va a ayudar a prevenir las alteraciones fisiológicas de la menopausia y a atenuar la pérdida de masa muscular y fuerza que va asociada con la edad.

 

 

 

 

Practicándolo regularmente durante al menos 6 meses nos va a aportar un montón de beneficios como:

 

 

 

➡️ Reduce el índice de grasa corporal. Al ser la musculatura implicada mayor también va a haber un mayor gasto energético.

 

 

 

➡️ Mejora la presión arterial y los triglicéridos.. El ejercicio de pesas mejora salud cardiovascular y a bajar el nivel de los triglicéridos.

 

 

 

➡️ Baja el nivel de colesterol malo. Al hacer ejercicio de fuerza también vamos acabando con la grasa y ello hace que el nivel de colesterol baje.

 

 

 

➡️ Favorece la densidad ósea. Los ejercicios de fuerza aumentan y favorecen la densidad ósea previniendo enfermedades que deterioren los huesos.

 

 

 

➡️ Incrementa nuestro metabolismo. Haciéndolo aceleramos el metabolismo y eso se traduce en pérdida de grasa.

 

 

 

➡️ Mejora nuestra capacidad respiratoria. Haciendo una buena respiración cuando practicamos el ejercicio de fuerza vamos a mejorar la capacidad pulmonar trasmitiendo más oxígeno a la sangre.

 

 

 

➡️ Mejora la coordinación. Con el ejercicio físico ayudamos a nuestro cuerpo a que haya una mejor conexión entre cuerpo y mente.

 

 

 

➡️ Favorece la agilidad. Determinados ejercicios como `pueden ser la escalera, la comba…

 

 

 

➡️ Ayuda a conciliar el sueño. Realizar con frecuencia los ejercicios de fuerza, ayuda a dormir mejor.

 

 

 

➡️ Mejora nuestro estado de ánimo. Libera endorfinas generando bienestar.

 

 

 

➡️ Previene las disfunciones del suelo pélvico. Es aconsejable realizar ejercicios para fortalecerlo y evitaremos problemas de salud.

 

 

 

➡️ Reduce el estrés y la ansiedad. Aumenta la confianza en una misma aliviándolo y reduciéndolo..

 

 

 

Con todos los beneficios que nos aporta, ya estamos tardando en empezar a hacerlo.

 

 

 

 

Cuando empecemos a practicarlo y más si somos novatas, es aconsejable que un monitor nos acompañe o nos diga los ejercicios mejores para nosotras y como hacerlos para no terminar haciéndonos daño.

 

 

 

 

Se suele recomendar que se hagan al menos dos veces en semana y que se realicen 3 series de cada ejercicio y algo muy importante, calentar antes de hacerlos y no olvidar estirar al terminar para no dañar nuestras articulaciones.

 

 

 

Si no puedes o no quieres ir al gimnasio , se pueden hacer ejercicios con gomas que también nos ayudan a reforzar la densidad ósea.

 

 

 

 

 

Fotografía de : Foto de Personas creado por freepik – www.freepik.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario