Hace unos años yo había oído hablar del detox y pensé que yo no sería capaz de hacer uno. Creía que solamente era a base de batidos y zumos y estaba muy equivocada.

Cuando  investigué y estudié y me formé sobre ello, ya mi percepción cambió y pude ver y comprobar en mi misma los beneficios tan grandes que se producen en nuestro cuerpo al eliminar y desintoxicar  todas aquellas toxinas que inflaman nuestro organismo.

Hay diferentes tipos de detox. Entre las más populares se encuentran las de batidos y smoothies, que se suelen hacer durante un corto periodo de tiempo. También está el ayuno intermitente que va por ciclos en los que se ayuna y otros en los que se come, uno de los más populares es el 16/8. 16 horas en las que se ayuna y 8 horas en las que se come. Y también está la alimentación detox, que es la que llevo yo desde hace unos años, en la que eliminas en lo más posible todos toxinas que nos intoxican como  puede ser la alimentación procesada y procuras llevar una vida lo más saludable posible.

 

Cuando hacemos una depuración le damos a nuestro cuerpo un descanso y de esta manera, él puede hacer su tareas de forma eficaz y eliminar todas esas toxinas y deshechos que se acumulan en nuestro organismo y a veces hace meses o años que están ahí.

 

No solemos ser conscientes de la cantidad de toxinas que cada día le metemos a nuestro cuerpo a través de:

 

➡️El aire que respiramos gracias a la contaminación ambiental que tenemos

 

➡️La comida procesada, que está llena de químicos, conservantes, edulcorantes y otros muchos ingredientes que no nos hacen ningún bien.

 

➡️El estrés y los pensamientos negativos. Solemos darle más importancia a los pensamientos negativos, que a los positivos.

 

➡️El tabaco, el cual ya sabemos todos los perjuicios que ocasiona a nuestra salud

 

➡️El alcohol, que son calorías vacías y no nos aporta nada.

 

➡️Los azúcares refinados que los encontramos en miles de productos con diferentes nombres y otras muchas cosas que intoxican nuestro cuerpo..

 

Por suerte, tenemos una máquina tan perfecta que es nuestro cuerpo , que normalmente se suele desintoxicar de manera natural, pero si lo sobrecargamos, él solo no va a poder eliminar todas esas toxinas, y las que no pueda eliminar se van a ir acumulando en nuestro organismo enfermándolo e intoxicándolo.

 

Es importante  ayudarle  para  que se desintoxique y de esta forma evitar su deterioro y contraer ciertas enfermedades como puede ser la diabetes, el cáncer, el envejecimiento prematuro, las enfermedades cardiacas, la obesidad…

Para saber si necesitamos o queremos realizar un detox, hemos de ver los distintos síntomas que nos pueden ayudar a decidirnos.

 

🔷 Si nos sentimos más cansadas de lo habitual.

 

🔷 Estamos más hinchadas a causa de ciertos alimentos que nos provocan inflamación.

 

🔷 Dormimos mal y nos cuesta descansar por las noches.

 

🔷 Nuestras digestiones son pesadas y tardan mucho en hacerse y nos generan molestias.

 

🔷 Si nuestra piel la notamos últimamente más apagada y sin luz.

 

🔷 Notamos ansiedad.

 

🔷 Tenemos estreñimiento, porque al no tomar alimentos naturales, nuestros intestinos se taponan y eso provoca que estemos más estreñidas.

 

🔷 Sentimos gases a menudo y nos provocan malestar  e incluso dolor.

 

🔷 Nos cuesta concentrarnos, con cualquier cosa nos evadimos.

 

🔷 Hemos subido de peso sin saber bien porqué, aún comiendo lo mismo que antes.

 

Esos síntomas indican que nuestro organismo no está bien y necesita una depuración libre de procesados y tóxicos.

 

Si decidimos hacer  un detox ,vamos a ver que nuestro cuerpo va a pasar por varias etapas mientras se va desintoxicando y  podemos notar algún síntoma  como dolor de cabeza (pero que no tiene porqué ser así, ya que cada persona es diferente y depende del grado de toxinas que tenga), porque las toxinas no se van de un día para otro, pero  los beneficios merecen  totalmente la pena esas pequeñas molestias, si las hubiera.

 

Entre los beneficios de hacer una depuración están:

 

 

➡️ Una piel más tersa e hidratada. A los pocos días de empezarlo ya se va notando mucho en la piel.

 

 

➡️ Reducimos el riesgo de enfermedades crónicas.

 

 

➡️ Eliminamos líquidos, al expulsar todas esas toxinas que están en nuestro organismo.

 

 

➡️ Perdemos peso, cuando eliminamos de nuestra alimentación esos alimentos que no nos hacen ningún bien.

 

 

➡️ Se obtiene una mayor claridad mental, mejor concentración.

 

 

➡️ Favorece el descanso, durmiendo más profundamente y sin despertarse tanto por las noches.

 

 

➡️ Nuestros intestinos se regulan, al nutrirlos con alimentos naturales y vivos.

 

 

➡️ Cambiamos a unos mejores hábitos de alimentación. Empezamos a sentirnos tan bien con estos nuevos hábitos que queremos seguir estando igual de bien.

 

 

➡️ Mejoramos la circulación,al eliminar todos esos tóxicos de nuestro cuerpo..

 

 

➡️ Las digestiones vuelven a su ser, ya no son pesadas y digieres los alimentos mucho mejor.

 

 

➡️ Mejora nuestro sistema inmune.

 

 

➡️ Se reducen los dolores de cabeza, que muchas veces son provocados por cierta alimentación y estilo  de vida.

 

 

Dan  ganas de empezar cuanto antes. ¿ Verdad?. De todos los tipos de detox, a mí el que más me gusta y el que practico desde hace unos años, es la alimentación detox, en la que se prioriza los alimentos vivos y nutritivos como las frutas y verduras, los frutos secos, los cereales y granos integrales, los frutos rojos, las semillas, las legumbres… y no os podéis ni imaginar la cantidad de platos deliciosos y originales que puedes hacer con ellos. En el apartado de recetas, podéis ver lo variadas y ricas que se pueden hacer.

Un abrazo.

Carmen

 

 

Deja un comentario